LOGOTIPO-CSF-BLANCO

¡Cómo combatir el mal aliento!

A más tardar, la reacción de otras personas deja claro que tienes un problema desagradable: el mal aliento. El nombre científico de esto es halitosis. Se estima que alrededor de un tercio de las personas se quejan de mal aliento ocasional y el 5% padece mal aliento persistente.

Los profesionales de la Clínica Dental La Chicuela señalan que el 85% de las causas del mal aliento se pueden encontrar en la cavidad bucal. El mal aliento a menudo proviene de restos de comida entre los dientes o de la boca seca. Sin embargo, el mal aliento también puede deberse a determinados problemas de salud. Por ejemplo, el aliento de los diabéticos puede oler a acetona.

¿Cuáles son las causas más comunes del mal aliento?

  • Inflamación, especialmente de las encías o de las puntas de las raíces de los dientes (caries).
  • Sequedad de boca debido a una producción insuficiente de saliva, por ejemplo, por masticar muy poco, beber poca agua, aire seco en la habitación, hablar mucho, estrés y medicación (especialmente antibióticos, antidepresivos, antihipertensivos, preparados hormonales, gotas nasales descongestionantes, antialérgicos).
  • Dentífricos secantes, como por ejemplo, pasta de dientes con lauril sulfato de sodio como aditivo y enjuagues bucales que contengan alcohol.
  • Depósitos bacterianos en la lengua.
  • Secreciones de infecciones crónicas y alergias, especialmente infecciones de los senos nasales y fiebre del heno.
  • Placa pesada, sarro.
  • Dentaduras postizas, incrustaciones, implantes y perforaciones en la lengua que no ajustan bien.
  • Alcohol , café y otras bebidas que afectan la saliva y la mucosa bucal.
  • Hambre, desnutrición.
  • Enfermedades de las glándulas salivales.
  • Inflamación de la mucosa oral, pudrición bucal, infecciones fúngicas en la boca.
  • Amigdalitis.
  • Abscesos/tumores en la orofaringe.
  • Diabetes.
  • Difteria.
  • Sífilis.

Al igual que los intestinos, la cavidad bucal también alberga diversas bacterias que actúan como “fuerzas policiales” para descomponer los residuos de alimentos, las células de las mucosas y las secreciones inflamatorias. Esto crea compuestos de azufre volátiles y de olor desagradable.

Sin embargo, normalmente el oxígeno de la saliva mantiene la cantidad de bacterias que causan el mal olor dentro de límites saludables para que no se desarrolle mal aliento. Sin embargo, si no hay saliva, las bacterias pueden multiplicarse libremente y producir olores a azufre aún más desagradables.

Otra causa común de aumento del crecimiento bacteriano son las cubiertas de la lengua ya mencionadas. A menudo son el resultado de infecciones o alergias y consisten en secreciones nasales, que también producen un olor a azufre cuando se descomponen.

Sin embargo, las saburras de la lengua son aún más comunes debido a una masticación inadecuada o a alimentos demasiado blandos. Al masticar alimentos más gruesos, se limpia automáticamente la lengua y se garantiza que las microscópicas puntas córneas de la lengua, que son responsables del transporte de los alimentos, se desprendan regularmente.

Si esto no sucede, los restos de comida se quedan atrapados en los huecos: el resultado es el mal aliento. Además, los movimientos de masticación fuertes son la mejor manera de estimular el flujo curativo de la saliva.

Consejos contra el mal aliento

  • Cepíllate o enjuágate los dientes después de cada comida; cepillarse los dientes es la mejor opción. Si usas enjuague bucal, debes hacer buches con la boca durante unos 30 segundos antes de escupirlo.
  • Utiliza hilo dental o arco dental al menos una vez al día; las bacterias se acumulan fácilmente, especialmente en los espacios entre los dientes.
  • Cepilla también tu lengua: las bacterias y partículas que producen olores pueden acumularse especialmente en la parte posterior de la lengua. Cuando te cepilles los dientes, cepilla también la parte posterior de la lengua. Para ello son especialmente adecuados los cepillos duros o los raspadores de lengua, que se pueden adquirir, por ejemplo, en las farmacias.
  • Bebe suficiente agua para mantener la boca húmeda: cuando la boca está seca, no hay suficiente saliva para eliminar las células muertas. El mal aliento por la mañana, por ejemplo, se debe a la falta de saliva, que se agrava al dormir con la boca abierta. Un chicle o un caramelo sin azúcar pueden estimular la producción de saliva. Esto es especialmente beneficioso si viaja mucho y no tiene la oportunidad de beber.
  • Evita los alimentos que causan mal aliento; estos alimentos incluyen el ajo y la cebolla. Los aceites o esencias contenidas en estos vegetales son transportados a los pulmones y exhalados.
  • Limpia tu dentadura postiza a diario; las dentaduras postizas también albergan bacterias y partículas de alimentos.
  • Acude a tu dentista o médico de cabecera: El mal aliento que no responde a las simples medidas descritas anteriormente puede deberse a los siguientes problemas de salud: mala higiene dental, dientes cariados o destruidos, una infección, sinusitis crónica, bronquitis crónica, goteo posnasal, ciertos enfermedades del esófago u otras enfermedades.

1. Promover la flora bacteriana natural en la boca

Mientras que la medicina convencional combate el aumento del crecimiento de bacterias que causan el mal olor con fuertes soluciones desinfectantes para hacer gárgaras, la naturopatía aborda las causas reales.

En primer lugar, esto incluye no sólo erradicar las bacterias orales útiles que son necesarias, sino también facilitar su trabajo y mantener su reproducción dentro de límites saludables.

a) Té negro: ayuda eficaz contra el mal aliento

El mal aliento puede resultar desagradable para los afectados. Entonces saben que lo padecen, vigilan constantemente su aliento y prueban todos los medios posibles para controlar el olor. O no conocen el olor, entonces es especialmente desagradable para el medio ambiente.

¿Pero de dónde viene el mal olor? Puede tener muchas causas. Así que ni siquiera tiene que salir de la boca. Incluso el estómago o el revestimiento intestinal pueden ser los culpables.

Pero si las causas del mal olor están en la boca, un remedio sencillo puede ayudar a eliminarlas. Porque las bacterias que viven en la boca suelen ser las culpables. Son anaerobios: bacterias que pueden vivir en ausencia de oxígeno.

Puedes evitar que estas bacterias se multipliquen: simplemente bebe mucho té negro. Este es un consejo de científicos de la Facultad de Odontología de la Universidad de Illinois. Descubrieron que los polifenoles del té negro pueden reducir o incluso detener la proliferación de estas bacterias. Y el té también ayuda a reducir las bacterias y la placa de las caries y a reducir la producción de ácido.

b) El yogur natural detiene el crecimiento de bacterias en la boca

En 2005, investigadores de la Universidad Tsuruki en Yokohama, Japón, pudieron demostrar en un estudio observacional que el yogur natural inhibe el crecimiento de bacterias putrefactas en la cavidad bucal debido a su alto contenido de bacterias de ácido láctico.

Hicieron que 24 sujetos de prueba comieran 180 g de yogur natural todos los días durante seis semanas y midieron regularmente el contenido de sulfuro de hidrógeno en sus bocas. Al final del estudio, el nivel de este compuesto responsable del mal olor se había reducido en un 80%.

Esto significa que los participantes del estudio también exhalaron un 85% menos de gases malolientes al comer yogur. Por eso, como medida de precaución higiénica, incorpora con más frecuencia a tu dieta yogur natural sin azúcar.

c) La clorofila neutraliza el olor de las bacterias

El pigmento de la hoja verde, la clorofila, neutraliza los malos olores corporales y también ayuda contra el mal aliento bacteriano. La clorofila inhibe las enzimas que dividen las proteínas y, por lo tanto, contrarresta la descomposición bacteriana que causa el olor.

Al mismo tiempo, es un potente antioxidante y puede unir toxinas. Existen una serie de hierbas y semillas medicinales que, en casos agudos, neutralizan rápidamente el mal aliento que no es causado por una colonización bacteriana.

d) Utiliza estas hierbas y semillas para refrescar el aliento
  • Perejil.
  • Cardamomo.
  • Menta.
  • Sabio.
  • Bayas de enebro.
  • Clavos de olor.
  • Jengibre.
  • Granos de café.

Dependiendo de tus preferencias gustativas, puedes masticar algunas hojas o semillas de estas plantas medicinales y semillas si es necesario. Simplemente corta una rodaja fina de raíz de jengibre y colócala en tu lengua.

2. Mal aliento y más por la dentadura postiza

¿Has tenido que ponerte recientemente tu primera dentadura postiza y desgraciadamente tienes la sensación de que desde entonces sufres de mal aliento? En este artículo te contamos qué puedes hacer al respecto.

Este mal aliento suele ocurrir con las dentaduras postizas si no se limpian adecuadamente. Entonces los restos de comida se adhieren a la prótesis y se pueden formar depósitos.

Las bacterias anidan en ellos y son responsables de crear el olor, pero también pueden provocar una dolorosa inflamación de las encías.

Esto es lo que puedes hacer al respecto: Por lo tanto, debes limpiar a fondo la dentadura postiza con un gel especial y un cepillo después de cada comida. Además, debes colocarlos en una pastilla limpiadora extra dos o tres veces por semana. Sin embargo, no utilices limpiadores domésticos «normales» ni limpiadores abrasivos; esto sólo dañaría tu dentadura postiza.

Por cierto: Ni siquiera los llamados terceros dientes eximen de visitas periódicas al dentista. Se debe seguir realizando revisiones dos veces al año para comprobar si existen cambios tisulares o pérdida ósea relacionada con la edad que impidan que la prótesis se ajuste correctamente.

3. En muchos casos, la restauración dental ayuda

Dado que el mal aliento es sólo un síntoma, cualquier tratamiento exitoso debe abordar las causas. Enmascarar los olores con soluciones químicas de enjuague bucal no puede resolver el problema de forma permanente.

Si tienes inflamación crónica en la nasofaringe, debe curarse; esto a menudo requiere el uso de un antibiótico a corto plazo.

Si no padeces ninguna enfermedad orgánica, acudir al dentista es el primer paso para eliminar la causa del olor desagradable. La limpieza dental profesional elimina la placa bacteriana entre los dientes y limpia y limpia las bolsas de los dientes.

Una vez que se hayan limpiado todos los focos bacterianos, puedes utilizar la naturopatía para prevenir el crecimiento de nuevas bacterias y fortalecer la flora bacteriana natural de la boca.

Con una higiene bucal constante y la ayuda de la naturaleza, podrás volver a recurrir libremente a quienes te rodean sin preocuparte por el aire que respiras.

¿Cuándo consultar a un médico?

Primero, consulta a tu dentista. Él puede detectar y eliminar las causas del mal aliento si están en la cavidad bucal. Si tu dentista no puede encontrar ninguna causa, consulta a tu médico de cabecera, puede que padezcas o tengas los síntomas de otro problema de salud.