LOGOTIPO-CSF-BLANCO

La importancia del cuidado de los pies

Los pies son los grandes olvidados del invierno, porque en esos meses los metemos dentro de unos calcetines o botas y nos olvidamos completamente de ellos, hasta que llega el momento de lucirlos en verano con las sandalias o en la playa.

Aunque el verano es una época en la que los pies pueden sufrir algunos problemas por el calzado, el exceso de sudoración o las infecciones de hongos. Puedes prevenirlo utilizando el calzado adecuado.

Los problemas más comunes que provoca el calzado que utilizamos habitualmente en verano son:

Sequedad de la piel: suele ocurrir al caminar descalzos, sobre todo, si el suelo está muy caliente.

Ampollas y rozaduras: se producen por la fricción del calzado y el recalentamiento del pie.

Exceso de sudor: el calor y el calzado pueden provocar la sudoración del pie, lo que origina la aparición de hongos y la formación de grietas.

Pie de atleta: es una infección por hongos que se puede adquirir en playas, piscinas, baños públicos o al compartir toalla o calzado con una persona infectada.

Para prevenir estos problemas debes utilizar un buen calzado, es decir, que sea flexible y que facilite la transpiración del pie. También es importante que se ajuste al pie, pero sin comprimirlo, para evitar roces y callosidades. Es aconsejable que no tenga costuras y ribetes en el interior, lo que evita la fricción en los dedos.

¿Qué es un pedicura médica?

En la pedicura médica trata el cuidado de los pies, como el arreglo de las uñas y la eliminación de durezas. Aunque el podólogo también soluciona otros daños más grandes, como callosidades, talones agrietados o uñas encarnadas.

Es muy importante cuidar esta zona para evitar problemas podales que se agravan con el tiempo. Un estudio elaborado por el Ilustre Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad Valenciana (ICOPCV), informa que 7 de cada 10 españoles adolecen de problemas en los pies.

En el centro de estética mantienen la belleza del pie con la relajación y con el cuidado estético de pies y uñas. Sin embargo, en una clínica el podólogo para cuidar el pie desde un punto de vista saludable, a veces, tiene que recurrir al bisturí.

Además, este profesional tampoco utiliza agua, porque esta puede contaminarse fácilmente, favoreciendo que ciertas infecciones pueda pasar de una zona a otra del pie.

Es aconsejable realizar las pedicuras médicas en seco, porque si la piel se moja se reblandece toda la dermis y es más difícil trabajar con el bisturí.

Beneficios de la pedicura médica

Los beneficios de la pedicura médica es que cuentas con la seguridad del procedimiento médico y que el podólogo puede detectar cualquier tipo de patología que se pueda producir en los pies.

Con este tipo de pedicura el profesional consigue un resultado mejor, por el uso del bisturí y motores especializados, sobre todo, a la hora de quitar durezas o tratar cualquier anomalía. En algunos centros de estética eliminan las durezas raspando con diferentes quitacallos y el efecto no es el mismo.

Los profesionales de la clínica PodoAvant explican que la podología te ayuda a conseguir unos pies más sanos a cualquier edad, para que te sientas mucho mejor. El podólogo te dará consejos de salud personalizados para el mejor cuidado de tus pies, recomendando que los hidrates, uses un calzado correcto y cortes de forma recta las uñas para prevenir problemas. Lo ideal es que visites al podólogo al menos una vez al año.

Cuidar los pies después de la pedicura médica

Después de la pedicura médica es aconsejable que te hidrates los pies, porque la crema hidratante retrasa la aparición de durezas y reduce la posibilidad de tener ampollas.

“Es primordial que lo hagas a diario, después de haber secado tus pies suavemente, prestando especial atención a la zona de entre los dedos, y que tengas cuidado de no ponerte los calcetines cuando siguen húmedos, pues el exceso de humedad favorece la aparición de bacterias, hongos e infecciones”, explican desde el Colegio Oficial de Podología de la Comunidad de Madrid (COPOMA).

Para cuidar tus pies debes utilizar un calzado adecuado, es importante revisar si están demasiados gastados para sustituirlos. También usar unos calcetines adecuados en función de la humedad, del sudor o del frio de tu ciudad.

Consejos para lucir unos pies perfectos

Si quieres lucir unos pies perfectos antes del verano, sigue los consejos de los expertos.

Escoge un buen calzado

Es fundamental un calzado que permita que tu pie transpire y que no sea completamente plano, ya que lo ideal es un tacón de 4 cm, pero también tiene que sujetar el pie, para evitar torceduras.

Utiliza una buena crema hidratante

Antes de acostarte utiliza una crema hidratante que tenga en su formulación una parte de urea, pero no la uses cuando te calces, porque tu pie suda más.

Utiliza un antitranspirante en spray o en polvo

Si tus pies sudan mucho con los zapatos puedes utilizar un antitranspirante en spray o en polvo, para evitar posibles infecciones y ampollas. La presentación en polvo podrás aplicarla en el pie y en el mismo zapato. La presentación en spray aplícala directamente en el pie.

Usa protección solar

Aunque no lo creas, el dorso del pie y de los dedos pueden sufrir quemaduras, porque han pasado todo el invierno cubiertos y ahora serán más sensibles al sol.

Acude al podólogo

Es recomendable acudir al podólogo antes y después del verano. En estas revisiones se tratarán durezas, helomas, onicogrifosis (uñas engrosadas), uña encarnada, reconstrucción de la uña…

Si presentas hongos en las uñas, papiloma plantar, pie de atleta, etc. Es importante recibir tratamiento temprano. ¡Cuida la salud de tus pies!